Esta morena está muy nerviosa ya que ha quedado con un motero que conoció hace un tiempo, y para conseguir impresionarlo se pone unos leggins blancos muy apretados, que hacen que sea inevitable girar la mirada a su increíble culazo. Cuando el chico llega se queda boquiabierto y con la polla más dura que una piedra, y no es de extrañar ya que esta zorra va marcando toda la raja.
Deciden aplazar el cine para echar un buen polvo, en el que ella se restriega sobre él como una buena zorra y disfruta mamando polla hasta que el chico descarga toda su leche sobre su cara.

[wptab name=’VK (HD)’][/wptab]

[end_wptabset]

(882)