Una rubia madura va a ser extorsionada y follada en un tienda de empeños. Ella necesitaba pasta y el dueño de la tienda viendo que era una madurita muy follable decidió engañarla y extorsionarla ofreciéndole dinero unicamente si lo acompañaba a su despacho y le realizaba una mamada. Ella muy necesitada accedió al trato, pero ese trato fue a mayores y el tipo de la folló sobre la mesa mientras todo era grabado por la cámara de seguridad.

(3424)