Nos encontramos en las oficinas de una empresa en las que una tetona asiática terminara siendo violada en su propio trabajo.
En la oficina todos trabajan, ella se levanta por un momento y entra en los lavabos, cuando se dispone a salir uno de sus compañeros entra, la empuja y le tapa la boca. Le manosea las tetas y la desnuda poco a poco, la tetona intenta zafarse pero le resulta imposible. El chino esta acelerado, le arranca la ropa y le clava la polla hasta el fondo sin dejar de manosear ni un solo segundo esas descomunales tetas que posee la asiática.

(9841)